Top 5 mejores películas de terror de los 80

El terror es un género que desde pequeño ya me despertaba fascinación, eran las películas que no me dejaban ver, me tapaban los ojos en los mejores momentos o me mandaban a mi habitación.

Eso hizo que siempre estuviera esperando la menor oportunidad para alquilar alguna a escondidas ¿A qué niño no le gusta saltarse las prohibiciones de los mayores? Me gustaban pese a saber que al acostarme iba a estar muerto de miedo pero qué diablos…me compensaba.

Sin embargo, tengo que admitir que es por excelencia el género que más bodrios ha dado a la historia del cine y, pese a todo, si uno busca entre tanto despropósito puede encontrar obras muy destacables, este sería mi top 5 de mejores películas de terror en los ochenta:

EL RESPLANDOR

Peliculas-terror-80-el-resplandor

Jack Torrance viaja con su mujer e hijo al hotel Overlook (Colorado) para encargarse del mantenimiento del recinto durante el invierno, ya que permanece cerrado y aislado por la nieve. Su propósito es encontrar soledad y tranquilidad para escribir una novela. Sin embargo,extraños fenómenos paranormales comienzan a alterar la paz de la familia.

Basada en la novela homónima de Stephen King (1977) y dirigida por Stanley Kubrick (1980), es de lejos la mejor película de terror de la década y una de las mejores de la historia, aunque una vez más su éxito y popularidad le llegó con el paso del tiempo.

El film como casi todos los de Kubrick no tuvo un rodaje fácil, un incendio en el set de rodaje donde Jack Nicholson mecanografiaba en el hall retrasó considerablemente la grabación ya que tuvieron que reconstruirlo. A todo esto habría que sumar la enorme exigencia de Kubrick al repetir una y otra vez las tomas, provocando la crispación de todo el reparto, especialmente duro fue con Shelley Duvall a la que insultaba y maltrataba psicológicamente para que se comportase de forma insegura y temerosa como su personaje.

Pero hablemos de la película, El Resplandor es una una película de terror atípica ya que hace totalmente lo contrario a lo que estamos acostumbrados a ver en el género: colores muy vivos, una iluminación constante y muy potente (provocó el incendio anteriormente mencionado), una ausencia total de sombras, logrando estremecer con solo una mirada de Jack (interpretación sublime de Nicholson) o con el sonido de un triciclo recorriendo los pasillos del hotel Overlook.

Me gustaría añadir que soy un gran admirador del trabajo de los actores de doblaje en España y creo que por lo general hay un nivel muy alto sin embargo para el visionado de esta película recomiendo encarecidamente que se haga en V.O. Con diferencia es el peor doblaje que he oído en mi vida.

AL FINAL DE LA ESCALERA

peliculas-terror-80-al-final-de-la-escalera

John es un compositor que acaba de perder a su familia de manera trágica y trata de pasar página aceptando un puesto académico en una fundación que posee, marchándose a vivir a una vieja mansión que ha permanecido desocupada durante largos años. Sin embargo, al poco tiempo de instalarse empiezan a suceder cosas extrañas… Hasta que un día descubre una habitación secreta ubicada al final de la escalera.

Posiblemente estemos ante una de las películas de terror más inspiradoras de la historia, gracias a este film de Peter Medak (1980) hemos disfrutado con escenas de películas como:  Los Otros, El Sexto Sentido o The Ring por mencionar algunas, lo malo viene cuando se intentan hacer burdas copias y las repiten hasta la saciedad llegando hacer que la original pierda fuerza con el paso del tiempo.

La dirección es realmente sobresaliente, como Medak maneja el suspense de forma pausada y sutil, sugiriendo más que enseñando (un ejemplo perfecto sería la escena de la pelota) sin duda elementos que ayuda a sumergirnos poco a poco y de manera más creíble en la historia con infinitos mejores resultados que con sangre, vísceras y estridencias.

Quizás por sacarle algo negativo diría que la parte final resulta algo tópica con unos efectos más intensos pero necesarios para mantener la tensión. En definitiva, Al Final de la Escalera es una de las grandes que logra dignificar el maltrecho y a veces maltratado género de terror y muestra cuál debería ser el camino a seguir.

LA COSA

peliculas-terror-la-cosa

En una estación de la Antártida, un equipo de investigadores descubren una forma de vida extraterrestre que ha permanecido oculta y enterrada en la nieve más de 100.000 años, cuando se descongela experimenta una metamorfosis sembrando el pánico en toda la estación.

Dirigida por John Carpenter en 1982 es un remake del film de Christian Nyby “The Thing from Another World” (1951). Ambas películas están basadas en la novela corta de John W. Campbell Jr. “Who Goes There?” de 1932, aunque el film de Carpenter es bastante más fiel a la novela original.

Todo un clásico del género elevada a película de culto y a mi juicio el mejor film de Carpenter. Combinando hábilmente el terror y el suspense dejará satisfechos a seguidores de ambos géneros ya que bebe bastante pero sin plagiar de la influencia de Alien, el octavo pasajero y todo lo que venga de esa película va a ser positivo, con una fotografía que explota la espectacularidad de los paisajes árticos y la claustrofobia de los espacios tan reducidos de la estación donde se encuentran los personajes, la sensación de agobio y asfixia nos acompañará durante todo el metraje con una banda sonora punzante y cruda por parte de Ennio Morricone.

El guión mantiene un ritmo perfecto, sin prisa pero sin pausa aprovechando todas las posibilidades del género y con unos efectos especiales espectaculares que aún hoy provocarían el sonrojo a montones de películas de terror y ciencia ficción del S.XXI.

LA MOSCA

peliculas-terror-80-la-mosca

Seth Brundle es un científico que ha conseguido construir un prototipo de máquina teletransportadora y se utiliza a sí mismo para la realización del experimento, la prueba aparentemente es un éxito, sin embargo, comienza a sufrir extraños cambios en su cuerpo. Al mismo tiempo, descubre que una mosca realizó el viaje con él dentro de la capsula transportadora.

Si antes hablábamos de Carpenter, es imposible no mirar la filmografía de David Cronenberg que entre los años 70 y 80 aportó a la ciencia ficción/terror numerosos títulos que aún hoy son referencia para todo amante del género. Siendo uno de los principales exponentes de lo que se ha denominado horror corporal, el cual explora los miedos humanos ante la transformación física y la infección.

Indiscutiblemente su obra más representativa es La Mosca (1986), un film que colma sin lugar a dudas todas las inquietudes del director canadiense: transformaciones, morbo, escatología, espacios cerrados y opresivos, todo esto se aprecia a la perfección durante los escasos 100 minutos de duración, otra marca de la casa de Cronenberg, ninguna de sus películas hasta la fecha han superado las dos horas de metraje.

Al igual que ocurriera con La Cosa de Carpenter…Cronenberg ha conseguido superar a la versión original de 1958 y tampoco le ha sentado nada mal el paso del tiempo, lo lleva bastante bien gracias a unos efectos especiales trabajadísimos y espeluznantes (no apto para estómagos sensibles) con una minuciosa descripción de los cambios físicos que sufre Seth,cada vez más terribles.

VIERNES 13

peliculas-terror-80-viernes-13

 

 

El campamento de verano Crystal Lake es reabierto después de que un niño muriera ahogado en el lago. En poco tiempo varios jóvenes que habían visitado dicho campamento son encontrados sin vida.

Vaaale ya sé que hay películas mejores de terror en los 80, se podría haber puesto a Poltergeist, Un hombre lobo americano en Londres, El Ente o la otra gran película de Carpenter… La Niebla, pero creo que hablar del terror de los 80 y no poner a ninguna del subgénero “Slasher” sería un pecado, así que puestos a elegir una de dicho subgénero me he decantado por Viernes 13.

Es cierto que ha envejecido mal, el ritmo es algo lento y se hizo orientada exclusivamente a un público adolescente, entonces…¿por qué elegirla? Pues porque es la más emblemática de la década, porque Sean S. Cunningham con un presupuesto muy bajo y un tiempo de rodaje cortísimo consiguió fama mundial en 1980, porque la tasa de niños que se apuntaron a campamentos de verano cayó un 69% tras su estreno, porque cada año hacen montones de películas de terror y todas se olvidan nada más aparecer los créditos y porque dentro de 20 años más seguiremos viendo niños disfrazados en halloween con la mítica máscara de hockey.