Superdetective en Hollywood (1984)

superdetective-en-Hollywood-posterAxel Foley (Eddie Murphy) es un impetuoso e inteligente detective de Detroit que sigue la pista del asesino de un amigo suyo hasta los barrios más elegantes de Beverly Hills. Pero antes de que Axel logre su objetivo, va a verse involucrado en una red internacional de contrabandistas y traficantes de droga.

Hay películas cuya bso se ha hecho tan famosas dentro de la cultura popular que incluso ha transcendido por encima del propio film, en la década de los 80 tenemos un sinfín de geniales bandas sonoras (Regreso al futuro, Cazafantasmas, Goonies, Gremlins …) y esta que nos acompaña, posiblemente sea el paradigma de bso que supera en fama a la película.

Aunque por otra parte, en los 80 hubo un gran número de blockbuster que petaron las salas y se mantienen entre las películas más taquilleras de la historia a día de hoy, películas tan ultramíticas como ET, Star Wars (V y VI) o En busca del arca perdida ocupan puestos de privilegio en el box office histórico de EEUU junto a Superdetective en hollywood, lo cual, a más de uno pueda parecerle un dato de lo más sorprendente.

Beverly Hills Cop (Martin Brest, 1984), supuso el espaldarazo definitivo a la fama de un Eddie Murphy (Axel Foley) que ya había participado en Límite 48 horas junto a Nick Nolte (1982) y Entre pillos anda el juego (1983) con Dan Aykroyd. Comparten protagonismo Judge Reinhold (detective Billy Rosewood) y John Asthon (sargento Taggart) como la típica pareja de poli bueno-malo a los que al comienzo tratará de esquivar para poder avanzar en la investigación y con los que terminará entablando amistad.

Por terminar con el reparto protagonista, podemos destacar a un Ronny Cox (teniente Bogomil) cuyo afable papel choca frontalmente con los que luego nos terminaría por acostumbrar con esos personajes corruptos a los que solía interpretar: Dick Jones en Robocop (1987) o Vilos Cohaagen en Desafío total (1990), Lisa Eilbacher (Jenny Summers, decidme que no os suena al nombre del modisto a quien buscan en American Pie 3), diseñadora amiga de Axel  y nexo de unión entre éste y Steven Berkoff (Victor Maitland), mafioso enemigo de turno.

Hablando de la peli, lo cierto es que vista ahora pueda adolecer de un ritmo un tanto lento, ya que a pesar de que las cartas se ponen muy pronto encima de la mesa, tienes la sensación de que existe un bucle “hotel – investigación – oficina de policía” que se reproduce en más de una ocasión y que consigue que no se avance en la trama tan rápido como te gustaría.

Además, como digo, las cartas se ponen demasiado pronto encima de la mesa, donde el malo no esconde prácticamente en ningún momento su condición dentro de la película y hace como algo habitual o cotidiano el romper escaparates de tiendas de postín con el primero que aparezca por su oficina preguntando por algún turbulento tema, lo que hace el film un tanto previsible.

Como lo mejor, a parte de la banda sonora, podríamos destacar la química entre el trío de policías protagonistas (Foley, Billy y Taggart) y como evoluciona la relación entre ellos, dejándonos momentos tan buenos como el buffet en el coche o la redada improvisada en el club de streptease, aunque también es cierto que Foley, quien lleva en el cuerpo de policías un suspiro, parece demasiado inteligente y los otros demasiado pardillos. A destacar también los encuentros entre Foley y Victor Maitland, cuyos diálogos no tienen desperdicio o al propio Eddie Murphy y sus numeritos cómicos (Dile a Victor que soy Ramón…).

En definitiva, aunque pueda hacerse algo lenta y un tanto previsible, es una pelí made in 80´s que consigue ganarte con la fuerza de su banda sonora y un convincente Eddie Murphy. A pesar de que no se toca el tema navideño, tiene ese componente nostálgico que la hace ser una peli especialmente válida para disfrutar aprovechando las vacaciones de una mañana de navidades.