Sangre fácil (1984)

sangre-facil-1984Texas. Una joven casada y muy seductora cae en brazos de Ray, uno de los empleados de su marido. Enterado por un detective privado de la infidelidad de su mujer y obsesionado por la traición, Julian se decide a preparar el asesinato de ambos.

Genial y envolvente debut que tuvieron los hermanos Coen allá por 1984, donde podemos ver gran parte de la esencia que nos iban a ofrecer más adelante. Lógicamente aún no habían llegado a su mejor nivel, que alcanzarían con Muerte entre las flores, Fargo o El gran Lebowski (sin duda sus mejores obras) pero con Sangre fácil vemos claramente que estos chicos de Minneapolis tenían muchísimo talento y que habían pisado muy fuerte el acelerador para ser su opera prima.

Es de las pocas que me faltaba por ver y tengo que decir que su estilo me ha encantado, el uso de la voz en off nos recuerda a aquellos clásicos del cine negro que tanto me gusta rememorar, las escenas del siniestro detective Loren Visser (M. Emmet Walsh) también son memorables, personaje que de hecho comienza como un secundario normal y acaba convirtiéndose en uno de los mejores de toda la película.

La atmósfera está muy lograda, ese ambiente sórdido, el club de striptease, los moteles de mala muerte, reflejan a la perfección el lado más oscuro de Texas. La personalidad de todos los personajes está muy bien definida y tienen algo en común y es que todos de alguna u otra forma son personas desdichadas y/o perdedores, por lo tanto no faltarán escenas de planes que se quieren llevar a cabo de una forma y acaban totalmente al contrario con inesperadas repercusiones.

La película contiene un halo fatalista que recuerda mucho lo que veremos posteriormente en Fargo o en No es país para viejos, donde las cosas llegan a torcerse de tal forma para los protagonistas que es imposible pensar que puedan salir bien parados de tales situaciones.

Los encuadres y las largas tomas de ciertos objetos para transmitirnos sensaciones, calor, claustrofobia me ha parecido un acierto sin embargo veo algo de descompensación entre ellas, personalmente el uso del tempo de algunas respecto a otras se antoja algo anárquico pero sinceramente si el estilo de los Coen os gusta, no supondrá un problema en absoluto.

Brillante comienzo de unos hermanos que siempre logran aportar un soplo de aire fresco independiente entre tanto blockbuster palomitero, desde hace dos años no hay nada nuevo suyo… ya los estoy echando de menos.