Cobra, el brazo fuerte de la ley