Creepshow 2 (1987)

creepshow-2-poster-1987Billy un niño de trece años, espera la llegada del último número de “Creepshow” con un espíritu macabro llamado Creep, que le cuenta sus últimos cuentos de terror. En “El Viejo Cabeza de Madera”, tres delincuentes asesinan a los propietarios de una tienda en cuya puerta se encuentra el totem de un viejo jefe indio, figura que será profanada durante el asalto.

Como ya he dicho en anteriores ocasiones, durante los ochenta se pusieron de moda recrear las historias, los viejos cuentos y comics de terror en forma de película de episodios. Como no podía ser de otra manera Creepshow nació de la mano de dos grandes del género de terror como son George A. Romero y Stephen King y obtuvo grandes resultados, excelentes críticas en su época y su éxito propició la secuela que nos atañe hoy.

Aunque tanto Romero como King siguieron vinculados, en esta ocasión de la dirección se encargó Michael Gornick quien ya había hecho sus pinitos en el mundo del terror con la serie Historias del más allá y colaborando en la primera entrega de Creepshow.

 

 

 

En esta segunda parte nos contarán tres historias:

El viejo jefe Cabeza de Madera

El viejo jefe cabeza de madera nos narra la historia de cómo un descendiente de indios, Sam Lunablanca y sus matones atracan y asesinan por “accidente” a los dependientes de una tienda y como una enorme estatua de madera de un jefe indio cobra vida y busca venganza contra los atracadores.

La historia en sí no está muy inspirada al igual que la deuda de Benjamín con el dueño de la tienda y los chanchullos de las joyas o las motivaciones de Sam para atracar la tienda para irse a Hollywood a ganar dinero por tener un pelo pantene, pero, a pesar de ello, tiene su encanto, las obvias limitaciones técnicas de la época hicieron que el jefe de madera apareciera en contadas ocasiones y ese juego sugiriendo más que enseñando fue todo un acierto.

 

La balsa

La segunda historia es mi preferida y creo que la mayoría estaréis de acuerdo conmigo, aquí tenemos los típicos adolescentes (bueno, uno parece que tiene más de 30 y se parece a Totti, el futbolista) que buscan sexo, drogas y mucha diversión en una zona aislada donde hay una balsa en mitad de un lago. Todo empieza genial, llegan hasta dicha balsa nadando y se fuman unos petas que por lo visto son impermeables, pero aparece de la nada una mancha negra enorme carnívora y desata el pánico, sobra decir que la mancha engordó lo suyo ese día.

El cuento tiene un ritmo muy bueno y con muy poquito logra crear una atmósfera muy lograda, esa mancha con un diseño tan simple da verdadera inquietud, el final es de lo mejorcito que he visto en una historia de estas características, te he vencido!!

 

El autoestopista

La tercera historia es un mi opinión la más floja y menos lucida de todas pero garantiza una buena dosis de risa, en esta ocasión cuenta la historia de una mujer que aburrida de su marido decide tener encuentros con un gigoló y por el camino de vuelta, distraída pensando en una excusa por llegar tarde atropella a un tipo que hacía autostop. A partir de entonces sufrirá todo el camino de vuelta el acoso del zombie de la persona que arrolló, dejándonos grabado en el cerebro otra frase para el recuerdo, “gracias por el paseo señora!” Probad a tomar un chupito cada vez que lo diga acabareis por los suelos.

 

En fin, con Creepshow 2 no pasareis terror pero es de esas películas a las que es imposible no cogerle cariño, es corta, entretenida y muy directa, ideal para pasar un rato divertido y recordar la época en las que los videoclubs estaban abarrotados.