Cine de terror de los 80: El cementerio viviente

cine-80-terror-cementerio-vivienteLouis Creed, su esposa y sus dos niños se instalan en una vivienda próxima a una carretera con mucho tráfico. Cerca de la casa hay un sendero que lleva a un cementerio de animales y también a un antiguo cementerio indio; según la leyenda, los que sean enterrados allí volverán a la vida. Cuando uno de los niños muere atropellado por un camión, Louis decide enterrarlo en el cementerio indio.

Aquí tenemos otra novela de Stephen King que fue adaptada al cine y la verdad es que ya he perdido la cuenta del número de sus obras que han sido llevadas al cine. La novela sin llegar al nivel de El Resplandor o Misery obtuvo muy buenas críticas y en 1989 (seis años después de su publicación) Mary Lambert la llevó al cine.

A decir verdad sin ser una maravilla logra mantener con dignidad el suspense de su versión escrita (cosa que no pueden decir muchas adaptaciones de King) tratando con cierta curiosidad las distintas reacciones que puede tener el ser humano ante la muerte inesperada y prematura de un ser querido.

Lo primero que llama la atención es que el mismo guion de la película fue escrito por el propio Stephen King y por lo tanto me da que los momentos más impactantes y de cierto suspense se deben a la participación del escritor más que a la directora, ya que un años más tarde pudimos ver en acción a Mary Lambert en la secuela sin el apoyo de King como guionista y los resultados fueron horribles y eso siendo generoso.

Eso sí pese a tratarse de un film con las etiquetas de sobrenatural y zombies, que nadie espere escenas especialmente sangrientas, es una peli de terror ochentero pero comercial y la sutileza y juegos de cámaras sugiriendo es su seña de identidad.

Para acabar si analizamos el reparto lo más destacable sería el sorprendente papel del pequeño Gage, realmente logra ponernos los pelos de punta y para los que tengan ya algunos años reconocerán al mítico Herman Munster en el papel del viejo Jud Crandall.